Monólogos

La doble
La actriz olvidada, la terciaria, porque solo dice tres líneas en toda la obra, se ha enfermado. Nadie dudaría de su recaída. Pobre actrizucha frustrada. ¿Con qué antidepresivos te estarán medicando? Conozco la respuesta: con los de tu propio cuerpo. Decías una y otra vez que cuando yo iba, tu venías. Espero hayas internalizado tus palabras. Te medicas desde los 14 años. Si lo hiciera público, adiós a tu imagen de mujer intacta. Se desmoronaría tu buen precedente amiga. Ahora, poco importaría esa noticia comparado con lo que se.
Parecía suficiente tener que soportar tu arrogancia, aquellos aires de actriz principal para ahora tener que tragarte ausente, embotellarme tus líneas y rellenar el hueco que nos haz dejado. Tenías, tu, Marisol Hadock, que introducirnos la maldad con tu ausencia. De seguro, estarás riéndote de mi, creyendo que tendré que sufrir la interpretación de tu olvidado personaje. Allá, en tu apartamento patético comprado con varios ceros de papel, logrado por los orgasmos que le proporcionabas a tus amigos, estuviste, lo se yo, dándote placer con los baños de arena o autofelicitándote por usar a tu favor los tres días de enfermedad que aún te quedaban. Lo que no sabes Marisol Hadock es que mientras tu te alimentabas de mi desgracia, porque se que así fue, yo me alimento con tu personaje. El personaje ya no te pertenece. Le cambié los matices y eliminé aquella coquetería de mujerzuela con mal gusto. Mi Carmela Ríos es sofisticada y erótica. Y ya cuando te “recuperes”, me verás brillar desde tu plano, en el escenario junto a la actriz principal. El público me ovacionará y nadie sabrás quien eres. Tu castigo será el olvido Marisol Hadock. Ese público del que tanto te jactas que es tuyo, dejará de serlo. Tu apellido será impronunciable. Te llamarán María Sandrlock, si es que recuerdan algo de tu nombre. Sabrán que eras la arrogante enferma que gritaba por agua mineral, que desconfiaba de sus colegas, que hacía de su personaje terciario el más burdo de los personajes.
Alguien te lo dijo. Padezco de fobia social. Maldito miedo a que me observen. Si no lo sabías, acaba de enterarte. He practicado mucho. Me he puesto unos guantes blancos para evitar comerme las uñas. Laura cree que no vendrán muchas personas. La sala tiene cabida para 200. Ya verás Marisol Hadock que podré hacer la función sin contratiempos. Mi respiración es normal. El corazón late a 85 pulsaciones por minuto. No me verás llegar a las 115. Si ocurre, si la piel se me eriza, si me hago consciente del olor a comida rápida que se cuela dentro del Teatro, me controlaré. Es probable que llegues esta noche a la función a reírte exageradamente como tu sola sabes hacerlo. Llegarás en espectro o entera. Lo harás para que olvide mis fabulosas tres líneas.
“-¡Sra. Esther!, le tengo una noticia.
Está todo listo para festejar su compromiso con el Sr. Dalilo.
Celebremos. “
Estaré esperándote con las uñas enteras y el porte de Carmen Ríos. Esperaré sin temor tu llegada. Si es preciso, me lanzaré al público como rockera en catarsis y haré de ti la nueva alfombra del Teatro Tapia. Estoy estable. Bendita la base de mi maquillaje. La cicatriz no se nota. Proyectaré hasta el otro lado del Teatro. Leerán mañana en el periódico regional: Magistral presentación de Nibia Oquendo. Mi nombre se difundirá por las redes sociales. Tendré trabajo garantizado por un año. Y tú, no tendrás labios para reírte, solo huesos. Se me ha ido la tarde pensando en tu vacío. Si hubieses pensado en mi, nada de esto me habría invadido Marisol Hadock. No habría tenido que dejarte en el ático de la granja. Estarías aquí, siendo Carmen Ríos. Mucha mierda para ambas.
– Nibia, prevenida. La obra va a empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s